Así fue la conclusión del experimento de Heineken con motivo de concientizar sobre el consumo de alcohol.

Con ayuda del Dj Armin Van Buuren, comprobaron la teoría de que si el DJ es bueno (y su música), la gente baila más y bebe menos.

En el video se puede observar que todo se llevó a cabo en un mismo club de Miami, con similar cantidad de gente y en un período de tiempo igual. El segundo día se sirvió casi la mitad de lo que se sirvió el primer día.

Tras el salto, el vídeo.